3 claves a la hora de emprender un nuevo negocio

Emprendimiento, un tema del que muchos hablan, pero pocos se arriesgan a experimentar

Sandra Herrera

Fundadora de Protopreneur

Emprender un negocio muchas veces implica crearlo desde cero, con pocas herramientas, personas y escasos recursos. Sumado a esto, la realidad a la que se enfrenta un nuevo negocio es un panorama incierto y donde nada, absolutamente nada te asegura que lo vayas a lograr. Al leerlo suena un poco abrumador, es más nos llevaría a pensar ¿Qué tipo de personas son estas? ¿Por qué no simplemente permanecer cómodos, tranquilos y con buenos sueldos?

Bueno, para un emprendedor eso es fácil de responder, porque si algo los diferencia a ellos es su convicción, motivación y determinación para hacer que las cosas sucedan. El hecho de estar a salvo en un trabajo donde intercambiar su tiempo por dinero y en muchos casos salud, no es un buen negocio para los starup o emprendedores.

El tiempo es limitado y ellos lo saben, por eso ponen en acción su mente creativa e innovadora, llena de ideas para arriesgarse a crear negocios que funcionen y aporten algo a los demás.

SI bien la rentabilidad de la empresa es un factor esencial, NO es lo más importante. Es por eso, que aquí te contamos las 3 claves para emprender nuevos negocios:

  1. Oportunidad de negocio para mercado potencial

Casi que uno de los requisitos para poder continuar con el emprendimiento es asegurarnos de estar hablando de una oportunidad de negocio y no solo una idea.  ¿Cuál es la diferencia? Las ideas de negocio, son ideas abstractas que provienen de la imaginación de alguien más, como por ejemplo “Quiero vender café por internet”.

La oportunidad de negocio requiere una investigación más detallada, pues hay que determinar si existe un mercado al que le interese comprar café por internet o si el mercado tiene un potencial de crecimiento que permita el ingreso de nuevos competidores y que así mismo la oportunidad de negocio tenga un margen de ganancia adecuado.

Recuerdo una vez que alguien me dijo que tenía una idea excelente, que no tenía por qué fracasar. Esta persona decidió comprar la maquinaria necesaria para producir sus productos, arrendo un local, monto su página web y puso en acción su proyecto. Al pasar el tiempo, sus costos le impidieron continuar con la producción y el proyecto pasó a ser inviable.

Si, ¡era una buena idea! Pero tal vez, no era lo que las personas estaban buscando. Entonces para evitarnos estas descapitalizaciones y perder una oportunidad por no haberla direccionado de la mejor manera, es mejor tomarnos el tiempo necesario para investigar el mercado y nuestro consumidor. “Recuerda, si no tienes claro cuál es tu mercado y las necesidades de tu consumidor, entonces ¿A quien le vas a vender?”

  1. Rodéate de personas que te complementen o sean mejores que tu

SI hay una frase que pueda resumir la importancia de tener un buen equipo es “Los equipos mediocres no crean grandes compañías”.

Si estas solo o en sociedad, siempre es importante estar seguro de las personas con las que te vas a rodear. Tener un buen equipo de trabajo, puede ser  lo que te catapulte al éxito o el acelerador para el fracaso.

¿Cuál sería la mejor manera de evaluar a mi equipo de trabajo? Empieza por ti. La autoevaluación en estos casos es esencial, pues sólo tú sabes para qué eres realmente bueno y qué te puede costar un poco más. Teniendo eso claro, es una buena opción buscar eso que a ti se te dificulta o que no lo haces con tanta fluidez, en alguien que si lo tenga.

Se trata un poco de balancear las habilidades, para que a lo largo del camino puedan apoyarse mutuamente. También es importante que identifiques cuáles son las características o valores de esas personas con las que te gustaría trabajar.

Por ejemplo, siempre he pensado que las habilidades y actitud son más importantes que los títulos, pues una buena dosis de determinación, ingenio, creatividad e integridad pueden ser de más utilidad que una persona con muchos títulos y conocimiento, pero poca capacidad de reacción.

El feeling! SI, aunque no lo creas el feeling también puede servir como un criterio para determinar con quien quieres trabajar y con quien no, pues en algunos casos solo con conocer a una persona, uno se puede sentir cómodo o no tanto. Entonces sí, aunque en los negocios reina la racionalidad, también es bueno tener en cuenta aquellas corazonadas o intuición.   “Como dicen por ahí las personas mienten, la energía no.”

  1. Enamóralos con tu producto o servicio

 “Sé innegablemente bueno. Ningún esfuerzo de marketing o palabra en redes sociales puede ser un sustituto para eso” Anthony Volodkin. A veces ser bueno no es suficiente, por eso como dice Anthony Volodkin hay que ser innegablemente buenos. Tus producto o servicio debe ser algo que tus consumidores AMEN, algo que los enamore.

Al mirar a las compañías más exitosas, siempre hay algo en común y es que todas tienen un producto excelente.  SI creas un producto que no sea lo suficientemente bueno para diferenciarse, será poco factible que tu empresa pueda crecer a largo plazo.

¿Cuál es la mejor manera de saber si tu producto o servicio es excelente? Interactuando y comunicándote con tu cliente, nadie mejor que el para obtener un feedback sincero (no necesariamente me refiero a hacer un focus group u otras estrategias que demanden mucho presupuesto). Sal, habla con él, dale algunas pruebas y pregúntale qué le parece o qué podrían cambiar para mejorar; así sucesivamente hasta que tengas la certeza que de verdad les encanta.

Otra clave para tener un producto excelente es conocer muy bien las necesidades de tus clientes, no solo basta con darles un producto que sea delicioso o un servicio de muy buena calidad. Si este producto o servicio no está solucionando un problema para tu consumidor, tampoco estarás haciendo mucho.

TIP:  Importante ir con calma, pero no despacio. Cuando pensamos en un producto lo queremos perfecto, con el mejor empaque, el mejor proceso de producción y la mejor estrategia de ventas. Mejor empieza con un prototipo o producto mínimo viable, ya que tu consumidor te estará dando feedback y posiblemente tendrás que hacer varios cambios. Recuerda, si no tienes un producto excelente, nada más podrá salvarte… ni el marketing!

Sandra Herrera, es coach profesional, especialista en psicología del consumidor y administradora de empresas. Consulta más información en www.proto-preneur.com

Descarga