Ese día descubrí mi pasión por el arte

Por Rodrigo Cabral

Artista

Desde los 6 años descubrí que quería ser artista, pero en ese momento de mi vida no sabía lo que era. Todo comenzó con una torre de periódicos viejos que mis padres acumulaban, esto en la época de los 90s cuando leer el periódico era más frecuente que hoy. Estaba buscando algo en el cuarto donde se acumulan las cosas que no se utilizan mucho y de repente se cayó la pila de periódicos. Me sorprendí al ver una hoja del periódico que resaltaba sobre todas las demás por su colorido y su línea de caricatura. Ese día descubrí mi pasión por el arte.

Me senté y empecé a buscar en todos los periódicos todas las secciones de caricatura y una vez tuve todas las tome y las lleve a mi cuarto donde muy minuciosamente examine cada una de ellas. El periódico dominical tenía un pedazo de 5cm x 15cm más o menos donde enseñaban a hacer muñecos en plastilina y esto hizo clic en mi cabeza apenas los vi. Me puse en la tarea de recortar cada uno de ellos y se los mostré a mi papá a quien le pedí que me comprara plastilina para hacerlos. Empecé haciendo los 7 enanitos de Blancanieves que era la colección que habían publicado en ese momento.

Mis padres impulsaron este inicio en el arte por mucho tiempo hasta que se convirtió en algo de mi cotidianidad y desde los 6 años hasta los 12 más o menos hice más muñecos de plastilina que dibujos, en realidad comencé a dibujar después de los 12. Hoy en día, con 32 años cumplidos, llevo alrededor de 20 años dibujando y metiéndome cada vez más en el mundo del arte para llegar a obtener todo lo que quiero con lo que me apasiona.

El colegio para mí fue algo que sabía que tenía que hacer, pero no lo disfrute mucho, sentía que había muchas cosas que intentaban enseñarme que no tenían un uso real para mi vida, gran parte de esta etapa la estoy contando por medio de ilustraciones en mi Instagram y bueno, el enfoque del colegio era para que fuera un empleado más que se casa, tiene hijos y envejece con una deuda bancaria de 700 millones hasta los 69 años luego una pensión pésima y ya. Yo en verdad elegí otras cosas para mi vida y solo les digo que no se trata de esa visión de la vida con la familia perfecta.

La universidad fue algo muy cool para mí, solo pensar en que me levantaba para ir a dibujar en clase me causaba mucha felicidad y fue duro porque también trabajé mientras estudiaba, esto me dio un valor agregado a la hora de pensar en vagar y capar clase porque sabía lo duro que era conseguir el dinero.

Cuando salí de la universidad empecé a trabajar en post producción de cine y televisión, fue donde aprendí muchas habilidades que al día de hoy agradezco con el alma. Luego vino una serie de viajes que también me enseñaron que de hambre no me muero en ningún lugar del planeta.

En los últimos 3 años, he experimentado la vida de artista a pleno pues trabajo en una empresa de cuadros decorativos donde tengo que pintar todo el tiempo y me encanta, esto reitera que lo mío no es un cubículo con muchos posts it y clips, lo mío es algo mucho más grande que se sale de las proporciones de ese cubículo que tanto he detestado.

Siento que no he hecho la cantidad de proyectos con los que sueño y por eso en mi mente siempre está una gran frase ni un día sin un trazo, esto es lo que hace a un maestro en cualquier campo, en mi caso si dibujo todos los dias solo voy a mejorar. En realidad, no hay secretos, ni libros, ni tutoriales, lo cierto es que lo más poderoso es ser persistente con lo que amas, ese es el único secreto de la grandeza.